Jordi Francés: «Con la ópera es posible contar y cantar sobre el exilio»

Jordi Francés habla con calma, saluda divertido a la cámara y asegura, con quietud, que el nuevo proyecto que compete a esta entrevista, no le causa nervios. Cualquiera que pasa por Matadero, a las 12:00 de la mañana, no sabría adivinar que quien habla ha llevado la batuta de la Orquesta Nacional de España, Orcam, la Orquesta de Valencia, Sinfónica de Bilbao y numerosos proyectos con el Ensemble Sonido Extremo, del que es director artístico.

También, Francés ha dirigido la BBC Philarmonic, Orquesta de Rtve, Ensemble Intercontemporain, Lucerne Festival Academy Orchestra, y otros conjuntos en Europa y América. Un currículo vasto que lo lleva, en 2020 ha dirigir musicalmente Tránsito, un proyecto operístico, particular y único en su estilo, con música y libreto de Jesús Torres y dirección de escena de Eduardo Vasco.

Jordi Francés: "Con la ópera es posible contar y cantar sobre el exilio" Transito Teatro Real Matadero



Hablar del exilio en una ópera

Tránsito es una ópera de cámara, muy española, que nace a partir de la obra de teatro breve del mismo nombre que Max Aub escribió en 1944 desde su exilio en México. Y que toca un tema difícil: el conflicto, la lealtad, el compromiso y la obligación de los españoles que sufrieron el destierro tras la Guerra Civil.

«Tránsito se ocupa del tema del exilio y para que haya un exilio debe existir un deseo de retorno».

Así lo explica Francés, en entrevista con El Teatro. El director afirma que es momento de hablar de este tema, por la distancia y el tiempo que ha pasado desde el fin de la guerra en 1939, y que el mejor lenguaje para hacerlo es a través de la ópera.

Tránsito es obra de teatro en un acto, escrita en 1944 pero ambientada tres años después. En una noche de duermevela de 1947, Max Aub reflejó la historia de Emilio, un español en el exilio mexicano que dialoga, simultáneamente, con Cruz, la esposa que se quedó en España junto a sus hijos, y con Tránsito, su actual compañera sentimental. Emilio se enfrenta a la complejidad y a las dudas de construir una vida y un amor en el exilio que convivan con el compromiso y el recuerdo de su vida y de sus ideales políticos en España. Unos sentimientos en permanente conflicto marcados por la inseguridad, el destierro, el abandono, la distancia, la posibilidad del regreso y la culpa.

Cuando todavía muchos excombatientes y exiliados republicanos españoles conservaban la esperanza de que los ejércitos aliados contendientes en la II Guerra Mundial pusiesen fin al régimen franquista, Max Aub adelantó la detención total del tiempo con la que la historia habría de condenar a todos ellos en un laberinto de lealtades encontradas, desgarros y desengaños políticos y personales.

Para Francés, «el dispositivo operístico genera la posibilidad de que no se hable solo sobre el exilio republicano español, sino sobre cualquier exilio. Es una especie de canto a esa desagradable situación, sobre todo cuando el exilio es dado por circunstancias horribles como guerras, hambres o situaciones políticas».

«Es un reto hablar de esto, porque no es que podemos coger cualquier texto y nos ponemos a cantar y ya está. Necesitamos que al final se cree un producto que como mínimo no banalice estas cuestiones o no lo aproveches a tu favor para expresarte a ti mismo», subraya.

No solo eso, sino que la pieza de cámara, creada para pocos espectadores y con una propuesta cercana, permiten entender de manera «bella y respetuosa», un tema complejo de abordar. Además, esta mirada está alineada con la búsqueda constante por nuevos lenguajes musicales y escénicos de Francés, quien, a lo largo de su carrera, ha mostrado interés en la creación contemporánea. El director, ha llevado a cabo los estrenos mundiales de más de 80 obras y trabajado con compositores como: Birtwistle, Eötvös, Haas, Manoury, Sotelo, López-López, Hurel, Sánchez-Verdú, Camarero, Torres, Río-Pareja, Magrané, García-Tomás, Rueda, entre muchos otros.

Jordi Francés: "Con la ópera es posible contar y cantar sobre el exilio" Transito Teatro Real Matadero

Ensayos de Tránsito en pandemia

Francés explica que el proceso de ensayos de Tránsito ha sido complicado por las nuevas medidas que ha tenido que adoptar el teatro, y la sociedad en general. Desde el uso de mascarillas hasta el contacto cero en los ensayos, este año ha significado un cambio en la dinámica del proceso de montaje.

«El no poder abrazar a un cantante por la mañana o que solo se puedan quitar la mascarilla para los ensayos musicales, hay muchas cosas y detalles que hemos cambiado del proceso de montaje que también cambian nuestra forma de percibir a los demás», asegura.

Jordi Francés: "Con la ópera es posible contar y cantar sobre el exilio" Transito Teatro Real Matadero



Sin embargo, Jordi Francés afirma con optimismo que ha sido un proceso maravilloso que todo el equipo ha disfrutado. El elenco de Tránsito está compuesto por el barítono Isaac Galán (Emilio) y la soprano María Miró (Cruz) en los papeles principales, junto con la mezzosoprano Anna Brull (Tránsito), el barítono Javier Franco (Alfredo) y el tenor Pablo García López (Pedro).

Tránsito es una coproducción del Teatro Real y el Teatro Español. La pieza, que se presentó en seis únicas funciones constituye un testimonio ético de un momento histórico y la base literaria de esta ópera de cámara. Son 12 «instantes» adaptados por el zaragozano Jesús Torres, galardonado con el Premio Nacional de Música 2012 (España).

Jordi Francés: «Con la ópera es posible contar y cantar sobre el exilio»
Fotografías y vídeo: El Teatro
Fotografía principal de Jordi Francés: Patrizia Aymerich
Imágenes cortesía en texto y en el vídeo: Teatro Español, Naves de Matadero y Manel Cereijo

Deja un comentario