NoticiasEl teatro se toma las tablas de Providencia

El teatro se toma las tablas de Providencia

-

En sus más de 80 años, el Teatro Oriente de Chile ha sido cine, vitrina para espectáculos de variedades y conciertos, y hasta sede de mítines políticos. La historia reciente del edificio de estilo neoclásico diseñado por  Escipión Munizaga y Carlos Cruz, que permaneció cerrado durante años, lo tuvo al centro de un melodrama de alta audiencia.

El apagón cesó en diciembre de 2015, cuando el municipio de Providencia lo recibió en comodato por 20 años, traspasando la dirección a su Fundación Cultural.

“Si bien tenemos una programación destinada a las artes musicales, nuestra idea es también darle un espacio a las artes escénicas”, declaró en enero María Fernanda García, directora ejecutiva de la institución.

A casi seis meses de reabiertas sus puertas, luciendo una restauración de más de $ 400 millones, la actriz y gestora cultural que en marzo asumió las riendas de su programación artistica anuncia una apuesta inédita. Sin contar las funciones para el Día del Teatro del pasado 11 de mayo, con el Otelo de Jaime Lorca, ni las de la versión de Romeo y Julieta, a cargo de 31 minutos en julio, el teatro ha sido, paradójicamente, la gran deuda del Teatro Oriente. Desde el miércoles, sin embargo, el Festival de Teatro Providencia subirá a escena cinco exitosos reestrenos nacionales, intentando revertir su propia historia.

El certamen arranca con Xuárez, la obra de Luis Barrales (Niñas araña), dirigida por Manuela Infante (Prat), que debutó en 2015 en el GAM. Protagonizada por Patricia Rivadeneira y Claudia Celedón, viaja a 1541, meses después de la fundación de Santiago, cuando la ciudad es atacada e incendiada por el ejército de Michimalonco. Con Pedro de Valdivia lejos, es su amante, Inés de Suárez, quien debe decidir la liberación de siete caciques prisioneros. Confundida, se embarca en una travesía interna para entender qué hacer, mientras su mito se revela sobre el famoso óleo La Fundación de Santiago, de Pedro Lira.

Le seguirá, el jueves 1°, Feos, de Teatro y su Doble, la versión de Guillermo Calderón del cuento de Mario Benedetti La noche de los feos. Dirigido por Aline Kuppenheim, el montaje de marionetas para adultos narra la historia de un hombre y una mujer que se conocen en la fila de un cine, cuando ambos se percatan de las deformidades físicas del otro. El viernes 2 será el turno de La ciudad sin ti, de la compañía Chilean Business, liderada por Rodrigo Muñoz y Claudia Pérez. Basado en un puñado de crónicas de Pedro Lemebel, combina literatura, música y teatro para retratar el país desde sus márgenes.

Luego, el sábado 3, saldrá a escena Un minuto feliz, del argentino Santiago Loza, dirigida por Aliocha de la Sotta y protagonizada por Coca Guazzini, Paula Zúñiga y Caro Quito. Estrenada en mayo en el GAM, devela el mundo privado y la rutina de tres trabajadoras de un “café con piernas” del Santiago de fines de los 80. Cerrará el ciclo, el domingo 4, ¡Parlamento!, de Tryo Teatro Banda. El unipersonal de Francisco Sánchez, bajo la dirección de Andrés del Bosque, relata en tono juglaresco la historia del Parlamento de Quilín de 1641, cuando españoles y mapuches se reunieron para firmar el tratado fronterizo que puso fin a la Guerra de Arauco.

“La selección debía ser diversa ante todo, y aquí hay obras para varios públicos, desde el más teatral al familiar, e incluso abierto a la diversidad sexual y a nuevos lenguajes escénicos. También debían tener un gran sentido del espectáculo, pues no es fácil presentar obras en un teatro como este, donde caben poco más de 900 personas”, dice García, quien estuvo asesorada por Javier Ibacache, Andrea Jeftanovic y Pablo Paredes en la curatoría.

El certamen tendrá además una extensión en la Fundación Cultural, donde estarán, el viernes 2, Correo, el montaje de Paula Aros que indaga en los años en que la gente solía enviarse cartas. También Foresta, de la Compañía Aranwa, la obra de teatro familiar dirigida por Layla Raña que narra la aventura de tres niños que buscan a su gato en el bosque. La idea era “diversificar el público y abrirnos a otros lenguajes”, remata García, quien adelanta que el Teatro Oriente volverá a acoger espectáculos teatrales: en octubre debutará una versión del musical A chorus line y, del 3 al 6 de noviembre El sillón rojo, del dramaturgo mexicano Ismael Flores, dirigida por Carlos Ballesteros.

 

Fuente: La Tercera

Deja un comentario

Últimas noticias

Geraldine Gutiérrez-Wienken: «La poesía es una paradoja, no sabemos qué es, pero es»

"Por mi ojo espacial al ojo de la tragedia he arribado digamos a una cúpula barroca digamos a mi elemento nube digamos...

El Ateneo de Caracas sigue impulsando la formación artística

El Ateneo de Caracas en este mes de junio tendrá poesía y un taller de escritura. El escritor y...

Dios crea las redes sociales en “Problemas de Conexión”

Dios creó el mundo en 7 días, pero cuanto tardó para crear las redes sociales? En la obra cómica...

La ópera «Capuleti e i Montecchi» de Bellini se estrena en la Sala Simón Bolívar

Este fin de semana se estrena en Venezuela la ópera Capuleti e i Montecchi de Vincenzo Bellini. La ópera...

Daniela Bouret Vespa: «El Teatro Solís es un templo vivo de las artes»

El Teatro Solís de Montevideo, patrimonio de Uruguay y de Sudamérica es el teatro más antiguo de la región....

El Festival Internacional de las Artes Escénicas «Temporada Alta de Girona» presenta su 31ª edición

El festival internacional de las artes escénicas Temporada Alta de Girona presenta su 31ª edición desde el 7 de...

Más de El Teatro

RecomendadoTOP
También te puede interesar