España

El abuso de poder destruye el mundo en ‘El oro del Rin’

El Teatro Real presenta desde este jueves 17 de enero El oro del Rin (Das Rheingold), del compositor alemán Richard Wagner, la primera de las cuatro óperas que conforman el ciclo El anillo del Nibelungo. Allí, en un mundo casi distópico, el abuso de poder acaba en la destrucción de los pueblos, “algo que se ve en formas cada vez más terroríficas”, afirma el director de escena Robert Carsen.

Y es en ese punto cuando podemos decir que cualquier parecido a la realidad, es pura coincidencia.

Aunque la prensa ha querido catalogar la pieza de ecologista o naturista, esta foco no se acerca a la realidad.

El ciclo épico se representará en su totalidad a lo largo de cuatro temporadas sucesivas, que inician con un prólogo sobre el poder y el amor.

“La pieza se trata del abuso de poder que desde el inicio ya ha herido al mundo, el poder que puede convertirse en algo muy peligroso y que vemos en formas cada vez más terroríficas en la actualidad. Puede destruir pueblos, el amor, el respeto entre las personas, es una historia simbólica sobre la vida humana”, explica el director canadiense.

“Es una obra pesimista, ya es un desastre desde el inicio, cuando Alberich se vuelve deshonesto y manipulador”.

En la pieza de Wagner, diferentes personajes míticos roban un anillo mágico, salido del oro del río Rin, que concede a su portador el poder de dominar el mundo, pero asumiendo el precio de una maldición que lo obliga a renunciar al amor.

“La pieza es una sátira, probablemente la más teatral de sus tragedias, en la que nos encontramos en una era post atómica, en la que el río Rin termina contaminado y destruido por la ambición de poder del hombre que agota los recursos naturales por sus intereses particulares. Todo esto frente al amor que es la posibilidad de recuperación”, agrega el director.

A Carsen lo acompaña el diseñador Patrick Kinmonth, en una dupla artística que ha trabajado en esta producción desde su estreno en el 2000 en la Ópera de Colonia. Desde entonces, su montaje de ‘El oro del Rin’ ha pasado por diversos escenarios de Venecia, Shanghái y Barcelona, ahora en Madrid con la dirección musical de Pablo Heras-Casado.

“Después de tantos años de relación con el Teatro Real es una gran responsabilidad, una suerte y un privilegio poder desarrollar este anillo, que es la obra de arte más grande concebida por el ser humano, y poder estar aquí y tomar las riendas de la orquesta”, expresa Pablo Heras-Casado.

 “La música, en este caso, es el centro y sirve para apoyar el discurso dramático, emocional y psicológico de todo el anillo”, las cuatro óperas que tienen en total una duración de casi 16 horas de música que será ejecutada por más de 110 músicos de la Orquesta Titular del Teatro Real de la que está a cargo el granadino, que ha liderado siete óperas en este coliseo.

«Una enorme historia humana»

Por su parte, el diseñador Patrick Kinmonth se ha quejado de que en la actualidad existen diseños de montajes “que giran en torno a los decorados para evitar tener que afrontar el tema artístico y el discurso”, y que esto no es necesario “aun y cuando se lleve a cabo con poco presupuesto”.

“Aquí veremos una colosal escenografía que forma parte de un montaje organizado en grandes bloques constructivos que explican la historia, este leitmotiv se expande y se vuelve un círculo en el que todo parece volver al principio, y lo hemos hecho así porque hablamos de un gran viaje”, explica.

“No estamos aquí no para crear un palacio, sino para crear una enorme historia humana”.

Las siete funciones de ‘El oro del Rin’ culminarán el 1 de febrero y contará con un reparto coral encabezado por Greer Grimsley y Samuel Youn, secundados por Ain Anger, Alexander Tsymbalyuk, Raimund Nolte, David Butt Philip, Joseph Kaiser, Mikeldi Atxalandabaso, Sarah Connolly, Sophie Bevan, Ronnita Miller, Isabella Gaudí, Maria Miró y  Claudia Huckle.

El ciclo completo ‘El anillo del Nibelungo’ se ofrecerá en el Teatro Real por segunda vez desde su reinauguración, ya que en 2001 y 2004 se presentó en una coproducción con la Semperoper de Dresde, con dirección musical de Peter Schneider y dirección de escena de Willy Decker.

@Patifini

 

  • Montaje
4

Resumen

Una manera diferente de ver a Wagner, no demasiado apoteósica como se vende, tampoco demasiado juvenil. Lo de la ecología queda lejos y las metáforas que incluyen a dioses ricachones que juegan golf o ninfas pobres que viven en un basurero, no se parecen a la obra original, sin embargo resaltamos la música y cantantes. 

Sending
User Review
0 (0 votes)
Comentarios (0)

Deja un comentario

¡Suscripción exitosa!

Powered byRapidology