Inicio Destacados A lo Black Mirror, Teatro en Serie estremece con «La vida imposible...

A lo Black Mirror, Teatro en Serie estremece con «La vida imposible de Oliverio Funes»

0

“La realidad se la ha despojado de su valor, de su sentido, de su veracidad en la medida en que se ha fingido mentirosamente un mundo ideal. El «mundo verdadero» y el «mundo aparente»; dicho con claridad: el mundo fingido y la realidad. Hasta ahora la mentira del ideal ha constituido la maldición contra la realidad, la humanidad misma ha sido engañada y falseada por tal mentira hasta en sus instintos más básicos hasta llegar a adorar los valores inversos de aquellos solos que habrían garantizado el florecimiento, el futuro, el elevado derecho al futuro”.

Nietzsche, al hablar de sí mismo, en Ecce homo (1888) no habla de un único hombre, sino de muchos hombres. El compromiso adquirido por los tantos que ha sido y que es – Cómo se llega a ser lo que se es, pero también lo que no se es– puede que recaiga en la posibilidad de ser un Dios. ¿Lo es? ¿Lo somos? La multiplicidad de personalidades y personas en uno solo. La disociación de la realidad. Muy a lo Black Mirror y a la pesadilla que tuvo que pasar Sybil y sus 16 personalidades.

En esta dirección, y contado al estilo de la ciencia ficción, Teatro en Serie presenta en Madrid La vida imposible de Oliverio Funes, una pieza tragicómica de suspenso en la que el protagonista aparece cada vez en un cuerpo que no es el suyo y debe enfrentar los problemas, sufrimientos y errores de las personas a las que habita.

La premisa podría recordar a comedias como Freaky Friday (2003), en la que Lindsay Lohan y Jamie Lee Curtis cambiaban de cuerpo por obra de un encantamiento; o la serie Altered Carbon (2018) en la que no se muere, pero las mentes son transferidas a nuevas “fundas” (cuerpos). Aunque esta no es la esencia de la obra.

Oliverio tiene su propio cuerpo, pero cada tanto debe empezar de nuevo y entrar en un ciclo que pareciera indicarle que su destino es ponerse en los zapatos de otro, para salvar o morir. En escena se deja ver en la piel del presidente, de una mujer secuestrada y de un enfermo terminal, en tres mini historias interconectadas de manera impecable con transiciones musicales y escénicas que adentran al público en la atmósfera trastornada de Oliverio, del que se sabe aún muy poco.

“Aún” porque se trata apenas del primero de tres capítulos de la nueva serie para teatro de la productora, esta vez escrita por el dramaturgo Luis López de Arriba y la guionista Caridad Fernández. A su vez, dirigida en tres fases por Roberto Cerdá, Juan Vinuesa y Pilar G. Almansa, e interludios de López de Arriba.

“Oliverio Funes es un personaje que surge de preguntarnos qué haríamos si estuviéramos en la piel de los demás, la empatía de la que tanto se habla, pero que realmente uno nunca llega a conocer del todo lo que siente el otro”, explica López de Arriba.

Pese a las frustraciones y dudas de Oliverio, el protagonista es amado en seguida por el público, que conecta con su desparpajo y con la libertad que tiene para decir y hacer lo que las personas que habita no pueden, por miedo. Los saca de su rumbo, les modifica el destino y les marca una diferencia. La realidad da pie a nuevas realidades. Existe, así, la realidad que ve el espectador, testigo y cómplice de Oliverio; la realidad tragicómica que el protagonista vive y que se va mostrando de a poco; y las realidades de los distintos personajes que lo padecen en escena.

Oliverio bien podría tomar, de una forma literal, las palabras de Artaud en El ombligo de los limbos: “Allí donde otros exponen su obra yo sólo pretendo mostrar mi espíritu”. A este solo lo conocemos por sus actos, que son “muy atrevidos”, y que cobran vida en otros cuerpos, y en los interludios, indica López de Arriba, en entrevista con El-Teatro.

“Allí conocemos también la trama en continuidad de la serie. Lo que en una serie procedimental sería lo que avanza la historia aunque el capítulo sea auto conclusivo”.

Ante las infinitas posibilidades de la ficción en las pantallas, la virtualidad de las millones de vidas digitales que confluyen en las redes, resulta inquietante y arriesgado poder ver en vivo y directo una historia como La vida imposible de Oliverio Funes, un teatro hipertextual, estremecedor, que permite reconfigurar con placer distintas interpretaciones.

Inma Gamarra, Antonio Gómez y Antonio Velasco despliegan los 12 personajes de manera auténtica, en un paseo entre lo sutil y lo brusco, para llevar al espectador hacia la burla política, la sátira sobre clichés, la violencia doméstica, el secuestro, los amores prohibidos, los amores equivocados, o lo que el público quiera ser.

En este vaivén de emociones, está claro que, como Nietzsche también decía, “todos tenemos miedo de la verdad”, y lo que sí hay en Teatro en Serie son verdades.

***

MIRA toda la entrevista que le hicimos a Luis López de Arriba, director y dramaturgo:

Fotografía de portada: cortesía Teatro en Serie
Fotografías galería: Patrizia Aymerich
Video entrevista: Angelo Stefanelli

 

No hay comentarios

Deja un comentario